11 mitos de la epilepsia desenmascarados: ¿Qué es verdad y qué no?

11 mitos de la epilepsia desenmascarados: ¿Qué es verdad y qué no?

Epilepsia


El Día Internacional de la Epilepsia, también conocido como el Día Púrpura se conmemora el 24 de mayo de cada año con el propósito de crear conciencia sobre este trastorno, disipar los mitos que lo rodean y expresar apoyo a las personas que viven con epilepsia. En este día, es fundamental difundir información correcta sobre esta enfermedad para fomentar una sociedad más inclusiva y comprensiva.


Por esta razón, queremos compartir contigo qué es la epilepsia y cuáles son algunos de los mitos y conceptos erróneos sobre esta afección para aprender la realidad detrás de la epilepsia.

¿Qué es la epilepsia?


La epilepsia es un trastorno neurológico caracterizado por convulsiones recurrentes. Las convulsiones ocurren cuando hay un estallido repentino y anormal de actividad eléctrica en el cerebro, lo que provoca varios síntomas y cambios en el comportamiento. Estas convulsiones pueden variar de leves a graves y pueden manifestarse de diferente formas en cada paciente.


El cerebro depende de señales eléctricas para comunicarse, las cuales están cuidadosamente reguladas. Durante la epilepsia, esta actividad eléctrica se interrumpe, provocando una alteración temporal en la función cerebral. La causa exacta de la epilepsia a menudo se desconoce, pero se puede atribuir a una variedad de factores, que incluyen predisposición genética, lesiones cerebrales, infecciones o trastornos del desarrollo.


Las señales de advertencia específicas pueden variar en cada paciente. Sin embargo, existen algunos indicadores comunes que pueden alertar a las personas a cerca de la presencia de epilepsia. A continuación, te compartimos los síntomas que te indicarán que debes solicitar asistencia médica inmediatamente:


  • Convulsiones no provocadas: el sello distintivo de la epilepsia es la aparición de convulsiones no provocadas.

  • Confusión temporal o pérdida del conocimiento: algunas personas pueden experimentar episodios de confusión o pérdida temporal del conocimiento. Estos episodios pueden ir acompañados de miradas fijas, movimientos repetitivos o falta de respuesta.

  • Aura: se trata de una señal de advertencia que puede ocurrir antes de una convulsión. Puede involucrar alteraciones sensoriales como olores extraños, sabores, cambios visuales o sensaciones inusuales en el cuerpo.

  • Síntomas sensoriales: ciertos tipos de convulsiones pueden causar síntomas sensoriales, como entumecimiento o una sensación de hormigueo en partes específicas del cuerpo.

  • Rigidez o rigidez muscular: algunas convulsiones pueden causar rigidez muscular, lo que dificulta el movimiento.

  • Pérdida del conocimiento: durante algunas convulsiones, las personas pueden perder el conocimiento o experimentar un desmayo temporal.

  • Alteraciones emocionales: la epilepsia puede estar asociada con cambios de humor o síntomas emocionales, como arrebatos repentinos de miedo, ansiedad o euforia.


Las convulsiones que se presentan varían ampliamente en su apariencia y efectos. Algunas personas llegan a experimentar breves lapsos de atención o contracciones musculares sutiles, mientras que otras pueden tener episodios más dramáticos, como fuertes convulsiones, pérdida del conocimiento o movimientos repetitivos. Las convulsiones pueden desencadenarse por factores específicos, como estrés, falta de sueño, luces intermitentes o ciertos medicamentos.


Para diagnosticar la epilepsia es necesaria una evaluación médica exhaustiva la cual incluye:


  • Un historial detallado de los episodios de convulsiones.

  • Exámenes neurológicos y posiblemente pruebas adicionales como electroencefalografía (EEG) para medir la actividad cerebral.


Las opciones de tratamiento para la epilepsia tienen el principal objetivo de controlar o reducir las convulsiones, ya que esto es lo que permite a las personas continuar con su vida cotidiana. Aunque vivir con epilepsia puede presentar desafíos en varios de los aspectos de la vida como el empleo, las interacciones sociales y la educación, cuando las personas reciben el apoyo adecuado pueden controlar su afección y vivir una vida plena.


También te podría interesar: Tratamientos y herramientas de ayuda para la enfermedad de Parkinson

Epilepsia



Desmintiendo los mitos sobre la epilepsia y creando conciencia


Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 50 millones de personas en el mundo padecen epilepsia, por lo tanto, es crucial crear conciencia sobre esta condición para reducir el estigma y promover la comprensión de la misma. Desafortunadamente, existen varios mitos y conceptos falsos que contribuyen en gran medida a la estigmatización de las personas. Aquí te presentamos los principales mitos y la realidad que hay detrás de la epilepsia:


  • Mito 1: La epilepsia es una enfermedad mental:


La realidad es que la epilepsia es un trastorno neurológico, no una enfermedad mental. Surge de una actividad eléctrica anormal en el cerebro, que puede provocar convulsiones. Si bien la epilepsia puede tener efectos psicológicos, es principalmente una condición física.



  • Mito 2: La epilepsia siempre es causada por una lesión o enfermedad cerebral:


Si bien las lesiones y enfermedades cerebrales pueden ser causas potenciales de epilepsia, la condición también puede surgir de factores genéticos, trastornos del desarrollo y causas desconocidas. En muchos casos, la causa exacta permanece sin identificar.


  • Mito 3: Todas las convulsiones son iguales:


Todas las convulsiones pueden manifestarse de varias maneras y se clasifican en diferentes tipos. Existen las convulsiones focales (anteriormente conocidas como convulsiones parciales) y las convulsiones generalizadas. Cada tipo tiene características distintas y afecta diferentes partes del cerebro, lo que resulta en diversos síntomas y comportamientos.


  • Mito 4: Las personas con epilepsia tienen enfermedades mentales o discapacidades intelectuales:


La epilepsia y la enfermedad mental o discapacidad intelectual son condiciones separadas. Tener epilepsia no implica automáticamente una enfermedad mental o un deterioro cognitivo. Si bien algunas personas con epilepsia pueden tener condiciones adicionales, muchos pacientes llevan una vida normal con una inteligencia promedio o superior al promedio. Las habilidades intelectuales varían de persona a persona, y la epilepsia por sí sola no determina los niveles de inteligencia.


  • Mito 5: La epilepsia es contagiosa:


La verdad es que la epilepsia no es contagiosa. No se puede transmitir de una persona a otra a través del contacto físico o cualquier otro medio. Es un trastorno neurológico, es decir que surge dentro del cerebro del individuo y no es contagioso de ninguna manera.


  • Mito 6: Las convulsiones siempre ponen en peligro la vida:

Si bien algunas convulsiones pueden ser graves y potencialmente mortales, la mayoría de las convulsiones se dan por cortos periodos de tiempo y son autolimitadas. Con la gestión y el tratamiento adecuados, la mayoría de las personas con epilepsia pueden llevar una vida normal y plena. Es importante brindar apoyo y garantizar la seguridad durante las convulsiones, pero no todas las convulsiones son emergencias.


  • Mito 7: Las personas con epilepsia no pueden llevar estilos de vida activos:


Esto es completamente falso, las personas con epilepsia pueden participar en diversas actividades, incluidos deportes, pasatiempos y carreras, como cualquier otra persona. Además, participar en ejercicio y deportes regulares puede tener varios beneficios, incluida la reducción de estrés y fomentar el bienestar general.


Con el manejo y las precauciones adecuadas, pueden llevar una vida activa satisfactoria. Sin embargo, es esencial trabajar con profesionales de la salud para determinar el mejor enfoque para controlar la epilepsia mientras se realizan diferentes actividades.


  • Mito 8: La epilepsia es intratable:


La epilepsia a menudo se puede controlar de manera efectiva con medicamentos, modificaciones en el estilo de vida y, en algunos casos, mediante intervenciones quirúrgicas. Muchas personas con epilepsia pueden lograr el control de las convulsiones y experimentar mejoras significativas en su calidad de vida. Es crucial consultar con un profesional de la salud que se especialice en epilepsia para explorar las opciones de tratamiento adecuadas.


  • Mito 9: Las personas con epilepsia no pueden tener hijos:


Esto es falso, ya que la mayoría de las personas con epilepsia pueden tener hijos y tener embarazos exitosos. Sin embargo, el manejo de la epilepsia durante el embarazo puede requerir una cuidadosa planificación, control y ajustes en los medicamentos. La colaboración con los profesionales médicos es esencial para garantizar los mejores resultados tanto para la madre como para el bebé.


  • Mito 10: Los primeros auxilios para las convulsiones implican sujetar a la persona:


Cuando ocurre una convulsión, es importante priorizar la seguridad y el bienestar del paciente. Lo primero es despejar el área circundante de cualquier peligro potencial, proteger su cabeza si es posible y no intentar restringirlo o sujetarlo. En su lugar, concentrarse en medir el tiempo de la convulsión y ofrecer apoyo una vez que haya terminado.


  • Mito 11: Las convulsiones siempre son provocadas por luces intermitentes.


Es verdad que ciertos tipos de epilepsia pueden desencadenarse por luces intermitentes o patrones visuales específicos (conocidos como epilepsia fotosensible), pero la mayoría de las convulsiones no son sensibles a la luz. Las convulsiones pueden tener varios factores desencadenantes, como el estrés, la falta de sueño, los cambios hormonales, ciertos medicamentos o el consumo de alcohol o drogas. Sin embargo, muchas convulsiones ocurren espontáneamente sin ningún desencadenante identificable.


Cuando aprendemos sobre la epilepsia, esto nos ayuda a comprender mejor la enfermedad y crear conciencia entre la sociedad. El conocimiento nos ayudará a disipar conceptos erróneos y reducir el estigma asociado con la epilepsia. Además, aprender sobre la epilepsia también nos permite identificar los síntomas para ofrecer un apoyo adecuado.


También te puede interesar: 5 beneficios de la tecnología médica para el bienestar de la sociedad



Así puedes ayudar a alguien con epilepsia


Con el propósito de conmemorar el Día Internacional de la Epilepsia, también queremos compartir contigo algunos consejos que te pueden ayudar en caso de asistir a alguien con esta afectación:


  • Informarse: aprender sobre la epilepsia, sus causas y los tipos de convulsiones que pueden ocurrir es esencial para brindar un apoyo correcto. Intenta comprender la afección específica de la persona, los factores desencadenantes y el plan de manejo de las convulsiones.

  • Crear un entorno seguro: minimiza los peligros potenciales quitando los objetos afilados, manteniendo el espacio bien iluminado y protegiendo las esquinas de los muebles. Asegúrate de que la persona tenga un camino despejado durante una convulsión para evitar lesiones.

  • Fomentar un horario con la medicación: ayuda a la persona a seguir su régimen de medicación prescrito de manera consistente. Es fundamental que tomen sus medicamentos según lo programado, puedes ayudarlos a organizar pastilleros o establecer recordatorios si es necesario.

  • Identifica las señales de advertencia de convulsiones: para ser de ayuda, es clave familiarizarse con las señales que indican una convulsión inminente. Estos pueden incluir cambios en el comportamiento, el estado de ánimo o las sensaciones físicas. Al reconocer estas señales de alerta, puedes brindarles el apoyo adecuado y garantizar su seguridad.

  • Proporcionar apoyo emocional: la epilepsia puede ser un desafío emocional para las personas. Brindar comprensión, empatía y tranquilidad será de gran ayuda. También puedes fomentar la comunicación abierta.

  • Buscar ayuda médica cuando sea necesario: en caso de que una convulsión dure más de lo normal o si la persona experimenta lesiones, dificultad para respirar o convulsiones repetidas, es fundamental buscar asistencia médica de inmediato.

  • Fomentar un estilo de vida saludable: para este punto es importante promover una dieta balanceada, ejercicio regular y sueño suficiente. Un estilo de vida saludable puede ayudar a controlar las convulsiones y promover el bienestar general.



Por último, vale la pena resaltar que cada persona con epilepsia es única, tiene diferentes síntomas y tipos de convulsiones distintas, por lo tanto, el apoyo se debe adaptar a las necesidades específicas de cada paciente. Al tratarse de una afección neurológica que afecta a millones de personas en todo el mundo es crucial crear un entorno de apoyo inclusivo para quienes viven esta afección.


Si te gustó aprender sobre epilepsia, te invitamos a visitar nuestro blog para conocer más sobre otras enfermedades y algunos consejos que nos ayuda a brindar apoyo a nuestros seres queridos con condiciones médicas. En Loh Medical nos especializamos en ofrecer tecnología de asistencia para que cada paciente pueda vivir una vida plena.