¿Qué es una silla de ruedas neurológica? Aquí te explicamos lo que debes saber

¿Qué es una silla de ruedas neurológica? Aquí te explicamos lo que debes saber

Silla de ruedas neurológica

El incremento de la tecnología para temas de movilidad e independencia ha crecido en los últimos años, por eso es cada vez más importante garantizar que tanto los implementos como los avances se enfoquen principalmente en el usuario. La comodidad y calidad de vida son las principales claves al momento de elegir una silla de ruedas neurológica.

En este artículo vamos a definir algunos conceptos clave sobre las sillas neurológicas y te daremos algunos consejos sobre cómo elegir la mejor opción según la condición del paciente.

¿Qué es una silla de ruedas neurológica?

Las sillas de ruedas tienen el propósito de ayudar a dos grupos de pacientes: los que tienen dificultad para movilizarse y los que tienen trastornos neurológicos y, por la misma razón, tienen necesidades complejas.

Las sillas de ruedas neurológicas están diseñadas específicamente para personas con alguna condición de discapacidad mental, motriz o dorsal. Su uso beneficia al paciente, ya que ofrece total posicionamiento y comodidad para su traslado, descanso y basculación. De entrada, es fundamental identificar que una silla neurológica cuente con los siguientes 4 elementos:

  • Cefálico o apoya cabezas.

  • Respaldo contorneado o

  • Soportes laterales de tronco

  • Cojín contorneado con inserto de gel o de aire

Para que las sillas de ruedas neurológicas sean efectivas y cumplan su propósito de mejorar la calidad de vida de los pacientes, es preciso que cuenten con las siguientes características:

  • Personalización total de la silla para el correcto posicionamiento de los pacientes.

  • Permitir una fácil configuración y manejo para cuidadores y acompañantes.

  • El marco se debe ser de aluminio.

  • Ideal si es plegable.

  • Tener un cabezal regulable en altura, inclinación y con laterales móviles para limitar el movimiento.

  • Tener almohada de apoyo lateral.

  • Un soporte del cojín del asiento.

  • Una almohadilla en las bandas pantorrilleras

  • Reposapiés extraíbles y regulable en altura y con opción de regulación tibotarcica.

  • Reposabrazos regulables en altura.

  • Tener frenos de palanca.

  • Que las ruedas traseras sean antivuelco y las ruedas delanteras sean macizas.

  • Cinturón para el control de abducción y seguridad del paciente.

La importancia de una silla de ruedas neurológica

Las sillas de ruedas son una herramienta médica que siempre serán de ayuda tanto para pacientes como para cuidadores o acompañantes. Además, le permiten a los cuidadores o acompañantes, mayor facilidad a la hora de desplazar a los pacientes, especialmente de manera segura para evitar riesgo de caídas o lesiones que pueden ser perjudiciales.

Las sillas neurológicas brindan mayor seguridad y comodidad a los pacientes con trastornos neurológicos, permitiéndoles mantener una postura vertical. Por otra parte, una silla especializada ayuda a reducir las posibilidades de úlceras por presión, al pasar tanto tiempo sentados; mejora la función respiratoria y la postura para minimizar la probabilidad de desarrollar deformidades.

Una particularidad de los trastornos neurológicos es que en muchos casos pueden ser progresivos, es decir, que el deterioro afectará cada vez más al sistema nervioso central o periférico. Una silla de ruedas neurológica debe estar diseñada para ofrecer modificaciones graduales de acuerdo con la condición de cada paciente.

La silla de ruedas neurológica cuenta con marcos que brindan mayor resistencia, cuenta con los soportes para la cabeza precisos, ya que muchos usuarios tienen un control disminuido y permiten una posición erguida y alineada, que es fundamental para la visión, la respiración y la deglución. Por otra parte, también cuentan con ajustes especiales para personas con problemas de médula espinal. Todos estos elementos son clave para proporcionar independencia, apoyo y protección al cuerpo del paciente.

Además de los distintos tipos de condiciones neurológicas, es importante tener en cuenta que este tipo de sillas tienen un objetivo específico que es el de mejorar la calidad de vida del usuario y permitir una mejor circulación de sangre en las extremidades, logrando así un excelente estado de salud en el área motriz y de circulación.

También te puede interesar: Cuidados que se deben tener con las sillas de ruedas manuales

Tipos de sillas de ruedas neurológicas

Las sillas de ruedas neurológicas se pueden clasificar de acuerdo con la edad de cada paciente y las condiciones médicas específicas. Hay usuarios que necesitan mayor contención y posicionamiento que otros, esto significa que el precio y la calidad pueden variar.

En el mercado, se pueden encontrar sillas neurológicas de fabricación nacional que le ofrecen al paciente solo el transporte de un lugar a otro. Pero también se pueden encontrar sillas fabricadas en aluminio, que pueden ser más livianas, con mayor vida útil y que manejan una basculación por riel. Esto hace que sea más fácil de manipular para el cuidador y para el paciente al momento de cambiar de posición, de esta forma no será tan brusca, además, así el paciente siempre tendrá su cuerpo alineado para aliviar la presión.

¿Para quién son las sillas de ruedas neurológicas?

Las sillas de ruedas neurológicas son ideales para pacientes que sufren alguna condición de discapacidad mental, motriz o dorsal, ya que son de gran ayuda para un mejor posicionamiento, mayor comodidad y definitivamente mejorar la calidad de vida tanto del paciente como del cuidador.

A continuación te hablamos de algunos casos específicos que pueden requerir una silla neurológica.

  • Hemiplejia: es causada principalmente por un accidente cerebrovascular. La hemiplejía produce parálisis o deterioro en una parte del cuerpo, esto quiere decir que la movilidad de la persona puede volverse complicada o incluso imposible sin el uso de una silla de ruedas especializada.

  • Enfermedades neurodegenerativas: son enfermedades que afectan todo el sistema nervioso de las personas, específicamente, afectan las funciones motoras y cognitivas. Cuando los pacientes tienen sus funciones afectadas motoras es imprescindible la utilización de una silla de ruedas neurológica. Las enfermedades neurodegenerativas más comunes son el Alzheimer y el Parkinson.

  • Osteogénesis imperfecta: se conoce como la “enfermedad de los huesos frágiles” es una rara enfermedad genética que resulta en una fragilidad anormal del esqueleto. Se manifiesta por fracturas repetidas, por lo tanto, la movilidad e independencia del paciente pueden verse afectadas.

  • Parálisis cerebral: un paciente con parálisis cerebral suele tener dificultad para moverse y en consecuencia necesita una silla de ruedas para su autonomía.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de seleccionar una silla?

Una silla de ruedas neurológica debe contar con ciertos elementos especializados, ya que estos son los que ayudarán al paciente con el posicionamiento. La basculación y la protección. Aquí te contamos cuáles son y cómo contribuyen a mejorar la calidad de vida del usuario:

  1. Cefálico o apoya cabezas: esto ayuda a contener la cabeza del paciente cuando la silla está basculada.

  2. Respaldo contorneado: este elemento depende de la condición del paciente y de las recomendaciones médicas, pero se recomienda que permita la regulación de alturas para brindar un mejor soporte lumbar.

  3. Laterales: estos son esenciales para el control de tronco y evita que el paciente se vaya de un lado o al otro, también es muy bueno para la postura de la columna porque evita algún tipo de deformación.

  4. Cojín contorneado con inserto de gel o de aire: esto le ayuda mucho al paciente para el posicionamiento de su cadera, además de esto, al ser un cojín de gel o aire, evita que tenga puntos de presión que generen algún tipo de escaras y que la pelvis siempre esté bien alineada.

  5. Basculación: la basculación de la silla ayuda a que se pueda liberar de puntos de presión en partes del cuerpo y pueda descansar su zona pélvica, ayuda a la digestión, activa la circulación sanguínea y otros beneficios.

  6. Apoyabrazos: es ideal que sean regulables en altura y profundidad, además que estén acolchados para que el paciente no se lastime en un momento de movimiento involuntario.

  7. Bandas pantorrilleras: este elemento permite el soporte de las piernas, cuentan con un cojín para proteger esta zona del cuerpo y es recomendable que se pueda graduar para mayor comodidad de las extremidades del paciente.

  8. Reposapiés: este elemento es clave para sostener los pies del paciente y protegerlos de golpes o lesiones. Se pueden graduar para mayor comodidad del paciente.

Al momento de elegir una silla de ruedas lo más importante es conocer el tipo de condición del paciente. Una vez se tenga el conocimiento, se debe elegir según las dimensiones y edad del usuario. Normalmente en la mayoría de los casos una prescripción médica de un fisioterapeuta es elemental para seleccionar una silla con las características adecuadas para el paciente. Cabe resaltar que no todas las discapacidades son iguales y algunas necesitan configuraciones y ajustes personalizados

Este video te puede interesar: ¡Cómo tomar las medidas correctamente de un usuario para silla de ruedas!

Recuerda que si necesitas ayuda en este tipo de selección o tienes alguna otra duda sobre las sillas de ruedas neurológicas, nuestros asesores en Loh Medical siempre están dispuestos a atender cualquier duda o inquietud que tengas en el proceso de elegir sillas de ruedas neurológicas.

Si te gustó aprender sobre sillas de ruedas neurológicas, te invitamos a que visites nuestro blog, para conocer más sobre sillas de ruedas. En Loh Medical queremos promover la movilidad y la independencia de las personas con discapacidades físicas.