Equipos de intervención temprana: te ayudan a mejorar la calidad de vida del niño

Equipos de intervención temprana: te ayudan a mejorar la calidad de vida del niño

Intervención temprana

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, “la intervención temprana se define como “un sistema de servicios que ayuda a bebés y niños pequeños con retrasos en el desarrollo o discapacidades”. Es una forma de ayudar a los niños y jóvenes a desarrollar las habilidades que necesitan para vivir vidas felices, saludables y exitosas.

La intervención temprana tiene el propósito de mejorar la calidad de vida de los bebés y niños en el hogar, así como en sus relaciones sociales. Además, les permite aumentar el nivel educativo y contar con apoyo para desarrollar buena salud mental.

Por esta razón, daremos un recorrido por varios servicios qué se prestan durante la intervención temprana, y también veremos algunos equipos médicos que se pueden utilizar para brindar mayor facilidad a los cuidadores, familiares y niños.

¿Cuándo empieza la intervención temprana?

La intervención temprana está destinada a niños y bebés menores de tres años que no presentan el mismo progreso que otros niños de su misma edad debido a un retraso en su desarrollo o por alguna discapacidad. Cuando hablamos de discapacidad, esto significa que el menor es objeto de un problema de salud física o mental diagnosticado sensible. Algunos problemas pueden ser autismo, trisomía, trastornos motores, de la vista o del oído.

Retraso en el desarrollo quiere decir que el niño tiene dificultades en áreas fundamentales como el crecimiento, en los procesos de aprendizaje, de pensamiento y de comunicación. En ambos casos, es necesario tener la valoración de un médico especialista, quién se encargará de realizar los exámenes para realizar el diagnóstico.

Una vez los bebés y niños reciben un diagnóstico empieza la intervención temprana que debe ser un trabajo en conjunto por parte de los proveedores médicos y por parte de los padres y familiares del menor. Según sea el caso, el tratamiento se enfoca en ayudarlos a aprender las habilidades básicas que normalmente se desarrollarían durante los primeros tres años de vida. Las áreas clave para tratar son:

  • Habilidades físicas como agarrar objetos, rodar por sí mismos, gatear y hasta caminar.

  • Habilidades cognitivas como aprender cosas nuevas, pensar y resolver problemas.

  • Habilidad de comunicación como hablar, escuchar y comprender.

  • Habilidades sociales y emocionales tales como sentir seguridad, felicidad y jugar.

  • Habilidades de autoayuda tales como comer, cepillarse los dientes o vestirse.

Los primeros años de vida de un niño son una gran oportunidad para el crecimiento óptimo del cerebro, pero también puede ser un periodo de vulnerabilidad. El desarrollo en dominios del lenguaje, cognitivo, motor y socioemocional ocurre rápidamente durante estos primeros años y se habilitan en forma conectada. Sin embargo, cuando un menor presenta algún problema de desarrollo o discapacidad necesita la intervención temprana.

Las terapias más utilizadas como parte de la intervención temprana abordan estas áreas de desarrollo desde diferentes perspectivas, tales como:

  • La terapia ocupacional contribuye en el tratamiento con las habilidades motoras finas como los juegos y las habilidades básicas de autoayuda.

  • La fisioterapia les ayuda con el equilibrio, la coordinación y las habilidades motoras gruesas, como sentarse, gatear y caminar.

  • La terapia del habla puede ayudar con las habilidades del habla y el lenguaje, pero también al comer y beber, como masticar, succionar y tragar.

  • La terapia psicológica puede ayudar a entablar relaciones, hacer frente a las emociones, desarrollar el comportamiento y las habilidades sociales.

Generalmente, la intervención temprana utiliza una combinación de terapias para ofrecer a los niños un enfoque multidisciplinario para ayudarlos en todas las etapas de su desarrollo. El objetivo final de este tratamiento es prevenir y reducir las limitaciones físicas, cognitiva y emocionales del menor.

Cabe aclarar que, la intervención temprana no es una solución definitiva, ya que no puede resolver todos los problemas de desarrollo, pero es un paso clave para reducir los impactos negativos en el futuro de los niños y sus familias. En caso de no intervenir a tiempo, esto resultaría en consecuencias perjudiciales y problemas de salud más graves para los niños.

También te puede interesar: ¿Qué es una silla de ruedas neurológica?

Equipos para la intervención temprana

Durante la intervención temprana el acompañamiento de los padres y familiares es igual de valiosa a las terapias realizadas por los especialistas médicos para brindarle mayor soporte a los niños en una de las etapas más importantes de sus vidas. Además, es el momento en el que se desarrollan actividades y rutinas de apoyo para satisfacer las necesidades de aprendizaje de los menores.

Afortunadamente, a medida que avanzan los estudios sobre cómo es posible mejorar la calidad de vida de los niños en condición de discapacidad o con problemas de desarrollo, se han consolidado elementos y equipos pediátricos especializados, específicamente para facilitar el acompañamiento de los pequeños y el cuidado por parte de los padres.

A continuación, te compartiremos algunos de estos equipos pensados como una herramienta para facilitar la intervención temprana:

Se trata de un centro de actividades muy completo para convertir cada oportunidad de juego en terapia. Es una bolsa liviana que contiene rollos, cojines y soportes para construir diferentes formas para que los niños interactúen libremente en un espacio controlado.

Los diferentes soportes le permiten al niño, conseguir una variedad amplia de posturas y posiciones que contribuyen en su desarrollo. Pueden estar boca abajo, boca arriba, arrodillados o sentados completamente, pero al mismo tiempo estarán asegurados para no sufrir lesiones. La mejor parte de este elemento es que es muy atractivo ante los ojos de los niños porque es muy colorido.

Las sillas para bebés brindan apoyo postural liviano para los niños con necesidades especiales. Están diseñadas para brindar apoyo en cualquier lugar, ya que son portátiles. Se recomiendan para los menores que no pueden sentarse por cuenta propia, aunque también es ideal para tomar siestas.

Una silla para bebés debe tener las siguientes características para utilizarse en la intervención temprana:

  • Soportes ajustables para la cabeza: este elemento le permite a los padres acomodar el reposacabezas para brindar la comodidad contorneada que necesita la cabeza del niño.

  • Laterales ajustables: son cinturones gruesos que sirven para ajustar a lo alto, ancho, bajo y estrecho el cuerpo del menor. Sirven como un “abrazo” para que los niños se sientan más seguros y cómodos.

  • Niñera: es un sistema que permite que la silla se pueda reclinar hasta encontrar la posición exacta para la comodidad del niño.

  • Cojín de presión: este elemento permite que se distribuya de forma uniforme el peso del niño para que pueda permanecer sentado durante más tiempo sin incomodidades.

Las sillas nido se pueden utilizar de forma individual en el piso o también se pueden ajustar sobre una silla de cualquier tamaño. Se emplean en terapia para que los niños tengan soporte en su cuerpo, su cabeza y sus muslos a la hora de realizar actividades educativas o recreativas.

Generalmente, están fabricadas en un material resistente anti-bacterial y libre de látex. Son fáciles de limpiar e impermeables en caso de derrames o cualquier eventualidad. Lo ofrecen a los niños un espacio cómodo y funcional.

El arnés para la marcha es un dispositivo de movilidad vertical que le permite a los niños con retrasos en el movimiento, la oportunidad de ponerse de pie y caminar con la ayuda de un adulto. Es una herramienta muy útil, ya que les permite vivir experiencias que por su cuenta no podrían, como por ejemplo, dar sus primeros pasos.

La silla para el vehículo le permite a los padres y a los niños poder transportarse sin ninguna dificultad, esto gracias a un sistema de posicionamiento que es adecuado para las necesidades específicas de los niños que requieren intervención temprana. Se puede usar tanto en carros como en aviones.

Se trata de una silla que ofrece una experiencia de independencia para los niños con problemas de movilidad. Es un elemento que les permite explorar su lugar de vivienda para jugar sin ayuda de un adulto.

Muchos especialistas médicos, diseñadores e ingenieros trabajaron en este producto para brindar a los niños la oportunidad de descubrir nuevas habilidades por su propia cuenta, a pesar de tener una condición de discapacidad. Scooot le permite a los niños la posibilidad de sentarse de forma vertical para desplazarse usando los pies, estarán asegurados con un cinturón en la cadera y de respaldo, estimulando su tronco y su pelvis para que se estabilicen, dejando libres las extremidades para manipular objetos o jugar con su familia.

En caso de que los niños no puedan utilizar sus pies para desplazarse, tiene la opción de “ride”, para que se impulsen con sus extremidades superiores, esto también les permite explorar y aprender sobre conciencia espacial. Por último, si el niño no puede impulsarse por su cuenta, tiene la opción para que un adulto lo impulse mientras el menor se divierte, es una herramienta elementar para el hogar y para la terapia.

Los coches neurológicos están diseñados para ofrecer comodidades a los niños con dificultad de posicionamiento. Son ideales para niños con padecimientos como parálisis cerebral, síndrome de Down y otras alteraciones que afecta el movimiento y la postura. Este dispositivo de movilidad facilita la manipulación del padre o cuidador, pero también le ofrece un espacio reconfortante y seguro a los niños, ya que evita deformaciones y cuenta con varios elementos de seguridad para brindar soporte al cuerpo del pequeño.

Durante la intervención temprana es posible identificar el trabajo de los especialistas y el esfuerzo de los padres al brindar terapia y medios de desarrollo, pero los equipos pediátricos también desempeñan un papel muy valioso, tanto para los niños como para los familiares. Ya que les brinda herramientas para ofrecer a los menores la oportunidad de vivir experiencia básicas referentes a los primeros años de vida.

Si te gustó aprender sobre intervención temprana, te invitamos a visitar nuestro blog para conocer más sobre dispositivos de movilidad. En Loh Medical nos interesa promover la movilidad y la independencia de las personas con discapacidades físicas, contamos con dispositivos de asistencia de alta calidad para ti. ¡Te esperamos!